Entrevista con Daniel Dorado

Daniel Dorado es abogado radicado en Madrid, promotor del antiespecismo, y el veganismo, pueden visitar su sitio web para más información en  www.abogadodeanimales.com

(Marzo 2012)

1)¿Hace cuánto eres vegano y qué te hizo a hacerte vegano?

Soy vegano desde hace unos cuatro años. Es difícil señalar algún hecho concreto que me motivara a hacerme vegano, puesto que creo que influyeron varias cuestiones. Unos años antes había llegado ya a la conclusión de que era el estilo de vida más ético, y los veganos me despertaban admiración.
Sin embargo, tenía miedo a sufrir carencias nutricionales, y no sabía muy bien qué comer. A raíz de conocer a personas que se habían hecho veganas, me puse a buscar información sobre nutrición vegana y ética animal. Todo esto, unido a que se acercaban las fiestas navideñas, momento en el cual es habitual consumir un gran número de animales, motivó finalmente mi decisión.


2) ¿Has visto muchas personas que acepten las ideas del antiespecismo sin antes haber estado expuestas a las ideas de respetar a los animales, derechos animales, veganismo, etc? ¿O crees que por lo general pasar de comer carne al antiespecismo es un crecimiento que toma tiempo?

En mi caso, me hice vegano sin rechazar totalmente el especismo. Dicho rechazo fue dándose de manera progresiva con el tiempo, un proceso que he visto en muchos veganos. Sin embargo, recientemente he conocido a varios veganos que dejaron de consumir productos de origen animal a raíz de conocer los argumentos antiespecistas. Esto me hace pensar que en la práctica ocurren ambas cosas: hay quienes se hacen primero veganos y luego antiespecistas, y hay quienes se hacen veganos como
consecuencia de rechazar el especismo.

3) Algo que encuentro difícil acerca del antiespecismo son las consecuencias prácticas. No es necesario que usemos a los animales no humanos, por lo tanto deberíamos ser veganos, pero también dañamos animales en nuestro diario vivir, en especial animales pequeños, y la 'necesidad' no está claramente definida. ¿Acaso el antiespecismo no nos llevaría más lejos que sólo ser veganos y nos terminaría llevando al rechazo de la civilización?

Rechazar la civilización no supondría que dejáramos de dañar animales de manera cotidiana. Una sociedad donde se rechace la civilización no es necesariamente vegana y, en el caso de que lo fuera, se seguirían perjudicando animales de varias maneras (por ejemplo, mediante la agricultura). Aparte de eso, la tecnología permite posibilidades para beneficiar a los animales, que no deberían ser rechazadas.

4) Imaginemos una sociedad en la que los animales no humanos tienen derechos respaldados por la ley y donde el uso de todos los animales sintientes es ilegal, ¿acaso estos derechos no serían siempre especistas? Por ejemplo matar un perro (o una araña) por accidente al manejar un auto, no podría tener las mismas consecuencias legales que matar a un humano de la misma manera. ¿Crees que el antiespecismo sólo es posible hasta cierto grado?

Cuando un humano es atropellado, se realiza una investigación. Si el atropello es consecuencia de que el conductor actuó con mala intención o de manera negligente, dicho conductor es condenado. Sin embargo, no se le sanciona cuando cumplió con sus obligaciones al volante y el atropello no fue por su culpa. Lo mismo podría ocurrir en el caso del atropello de perros. Supone mayores dificultades saber cómo abordaría una sociedad sin especismo el atropello de arañas o de insectos. Es de esperar que en una sociedad así, donde el especismo fuera rechazado por la mayoría de humanos, incluyendo a científicos y técnicos de todo tipo, se fueran desarrollando medidas para evitar en la medida de lo posible los conflictos con animales de estas especies.

5) Vegan Outreach usa un determinado tipo de activismo que se enfoca en la efectividad y de hecho evitan hablar acerca de derechos animales y antiespecismo, porque no lo consideran efectivo y parecen ser muy efectivos en hacer nuevos veganos. ¿Crees que el activismo que se centra en el antiespecismo es la manera más efectiva de crear un cambio en la sociedad, o crees que deberíamos enfocarnos también en otras formas de activismo?

Considero que la difusión del antiespecismo es fundamental para conseguir un cambio en la sociedad y, por lo tanto, es fundamental que las organizaciones dedicadas a la defensa de los animales desarrollen una estrategia en línea con esto. Ahora bien, es importante diferenciar entre lo que es adecuado tácticamente y lo que es adecuado estratégicamente. Si bien considero que una estrategia antiespecista es la más efectiva para beneficiar a los animales, eso no implica que todas y cada una de las formas de activismo que realiza una organización deban ser explícitamente antiespecistas, aunque sería positivo que, de alguna manera, el antiespecismo esté presente en las mismas. Por ejemplo, una protesta en contra de las corridas de toros o de los circos con animales no suele ser tan explícita en su rechazo al especismo como una charla informativa centrada en esta discriminación. Sin embargo, organizar concentraciones en contra de las corridas de toros o de los circos con animales puede ser tácticamente adecuado dentro de una estrategia antiespecista, puesto que dichas acciones han demostrado ser muy efectivas para conseguir varios objetivos: aumentar el número de socios y donaciones, que permiten destinar más recursos a campañas informativas; conseguir eco mediático de una manera relativamente sencilla; y favorecer que se atraiga a la organización a personas que todavía no son veganas, las cuales se acercarían más difícilmente a una charla informativa centrada en el especismo, por ejemplo. Es decir, soy partidario de todas aquellas formas de activismo que demuestren ser adecuadas para que exista un mayor rechazo al especismo, y pienso que varias de ellas pueden ser combinadas adecuadamente: charlas y mesas informativas, concentraciones, investigaciones, proyecciones de documentales, reparto de folletos, degustaciones, etc. También considero interesante que haya científicos y profesionales que desarrollen proyectos antiespecistas, puesto que pueden aprovechar su conocimiento y su profesión para participar en eventos especializados. Esto me llevó a crear, junto con otros abogados y profesionales del Derecho, el Centro Legal para la Defensa de los Animales, algo que me ha permitido defender mis planteamientos en congresos y entrevistas.

Por otra parte, sería un error equiparar exclusivamente la efectividad del activismo con el aumento del número de veganos. He conocido a activistas de varios países, y mi impresión es que el grado de implicación de los activistas españoles e hispanoamericanos es, en general, bastante mayor que el que de los activistas anglosajones. Si bien es habitual ver a organizaciones españolas e hispanoamericanas realizar varios actos informativos cada semana, esto es extremadamente raro en el caso de las organizaciones veganas anglosajonas. Esto podría deberse, al menos en parte, a que el antiespecismo presente en el movimiento por la defensa de los animales en España e Hispanoamérica contribuye a que la intensidad con que se realiza el activismo sea mayor.

Por último, pero no por ello menos importante, difundir el antiespecismo es fundamental para que sea posible en un futuro reducir el sufrimiento que experimentan los animales salvajes en la naturaleza. De la misma manera que es negativo que un animal sufra en una granja, también lo es que un animal sufra en el mar o en un bosque. Sin embargo, se da la paradoja de que hay veganos que tienen en cuenta los intereses de los animales víctimas de la explotación humana, pero ignoran los intereses de los animales salvajes, hasta el punto de que muchos de ellos defienden la introducción de animales depredadores en ecosistemas como una manera de controlar la natalidad de animales de otras especies. Esto contrasta con la actitud que deberíamos adoptar quienes rechazamos el especismo: reconocer que existe un problema en el hecho de que haya animales que sufren en la naturaleza, y defender la adopción de medidas que permitan reducir, en la medida de lo posible, dicho sufrimiento. Por ejemplo, si hay animales que están sufriendo debido a accidentes naturales o que han sido atrapados, considero que deberíamos ayudarlos. De la misma manera, se han desarrollado con éxito programas de vacunación de animales salvajes para evitar la rabia, y también se ha dado asistencia a veterinaria a primates. Puesto que rechazo el especismo, soy partidario de llevar a cabo dichas intervenciones con el objetivo de beneficiar a los animales salvajes. Pero dichas intervenciones solo podrán llevarse a cabo en la medida en que sean más quienes rechacen el especismo.

Mi opinión al respecto de dichas intervenciones para beneficiar a los animales salvajes contrasta con la posición mantenida por los ecologistas y demás especistas, quienes tienden a rechazar dichas intervenciones apelando a que las mismas no son "naturales" y a que deberíamos mantenernos al margen de los procesos naturales. Sin embargo, dicho rechazo por su parte no va acompañado de un rechazo a intervenir cuando las víctimas son humanos. No veo a los ecologistas y demás especistas rechazar que se ayude a los humanos víctimas de terremotos o de erupciones volcánicas apelando a que es natural y a que deberíamos mantenernos al margen de los procesos naturales. Tampoco los veo aceptando ser víctimas de enfermedades, puesto que las mismas son naturales. Esto muestra que, al contrario de lo que creen muchas personas, el antiespecismo y el ecologismo son planteamientos opuestos.

6) ¿Crees que el activismo efectivo en el mundo hispanohablante debería ser diferente al activismo en Estados Unidos? En la cultura estadounidense, la crueldad con los animales está bastante oculta al ojo público y tienen una fuerte cultura de amar a sus “mascotas”. Muy por el contrario, en el mundo hispanohablante la crueldad con los animales por lo general es mucho más visible (por ejemplo, en las tradiciones como el rodeo y la tauromaquia, pero también en otros aspectos de nuestro trato a los animales).

Pienso que hay que tener en cuenta las circunstancias de cada país a la hora de hacer activismo. Por ejemplo, la existencia de la tauromaquia en los países hispanohablantes permite hacer activismo contra las corridas de toros, pero considerando dicho activismo como una manifestación más del rechazo al especismo. Dicho de otra manera, la oposición a la tauromaquia es útil para "enganchar" a ciudadanos que tienen una cierta sensibilidad hacia los animales, y llevarlos a un rechazo hacia todas las formas de explotación animal. Esta es una herramienta muy útil, que no debería ser desaprovechada. Sin embargo, hay una serie de tácticas que son beneficiosas a la hora de hacer activismo en cualquier país: investigaciones, mesas informativas, concentraciones, buenos diseños, etc. Por lo tanto, no creo que la
situación cambie fundamentalmente entre España y EEUU.

7) Una gran parte del movimiento por los derechos de los animales no humanos parece haber pasado por alto la importancia de información correcta y actualizada acerca de nutrición vegana. Mi punto, no es que debamos promover un argumento de salud para que la gente se haga vegana, pues no existe ninguno. Pero los veganos necesitan información que funcione para que puedan estar sanos y vivir sin desventajas de salud en comparación a quienes no son veganos. Hay muchos activistas veganos en el mundo que aún se rehúsan a tomar si quiera un suplemento de vitamina B12 y el sólo hecho de tomar un suplemento de B12 no va a cubrir las posibles desventajas de una dieta vegana. Entonces aún tenemos un gran camino por delante en lo que respecta a promover esta información básica. ¿Cuáles son tus ideas al respecto?

La alimentación vegana no es más ni menos sana que la alimentación omnívora, sino que dependerá de lo que en cada caso se coma. Es posible tener una buena o mala salud siendo vegano, al igual que es también posible tener una buena o mala salud consumiendo productos de origen animal. Asimismo, defender el veganismo apelando a la salud puede resultar contraproducente, dado que puede llevar a un consumo de más animales, puesto que los alimentos de origen animal considerados por la sociedad como más saludables proceden de animales pequeños (peces especialmente, pero también pollos). Este es un motivo, entre otros, por el que considero que es preferible defender el veganismo con una argumentación centrada en la ética, y que no debemos emplear argumentos que apelan a la salud humana o al medio ambiente.

Es fundamental que el consumo de suplementos de vitamina B-12 se extienda dentro de los veganos. En España nos encontramos con un problema, y es que todavía existe entre una buena parte de los ciudadanos un rechazo irracional al consumo de los mismos. Esto contrasta con lo que ocurre en EEUU, por ejemplo, donde tomar suplementos está totalmente aceptado, e incluso estos se venden en supermercados.

Por otra parte, pienso que los veganos deberían aumentar sus conocimientos en nutrición, mediante la consulta de artículos científicos o libros rigurosos (en este sentido, "Vegan for Life" es especialmente recomendable). Pueden encontrarse páginas web que contienen información totalmente errónea sobre nutrición, por lo que debemos buscar y difundir fuentes informativas fiables. Asimismo, es importante que los veganos comamos alimentos de manera variada, y que nos hagamos análisis de vez en cuando. Si en los análisis existe alguna deficiencia, deberíamos intentar cambiar nuestros hábitos alimenticios.

8) Dado que una gran parte de la población mundial sigue alguna religión, se ha sugerido que deberíamos estar abiertos al activismo religioso. No me refiero a que debamos discutir acerca de Dios, pero el veganismo y el activismo pueden tener un sentido lógico basándose en los valores cristianos de bondad, servicio y misericordia. Incluso existe un folleto en castellano de la Asociación Vegetariana Cristiana. ¿Tienes alguna opinión al respecto?

Nuestro activismo debería ir orientado a que cada vez sean más quienes rechacen el especismo y, por ello, deberíamos intentar que el mayor número posible de humanos, sea cual sea su posición religiosa, cambie la manera en que ven a los animales. Por otra parte, si aumenta el número de defensores de los animales, es irremediable que muchos de estos sean religiosos. Por ello, en las organizaciones dedicadas a la defensa de los animales deberían poder sentirse cómodos los activistas, sea cual sea su posición con respecto a la religión. Esto se puede conseguir si dichas organizaciones son laicas, es decir, si estas organizaciones no se posicionan al respecto de cuestiones religiosas.

Por este motivo, no soy partidario de que existan organizaciones veganas vinculadas a una determinada religión, sino que las organizaciones veganas deberían ser suficientemente incluyentes como para que todos, con independencia de su religión y su postura política, puedan hacer activismo. Por otra parte, el problema de mezclar la defensa de los animales con la religión es especialmente grave cuando ello viene de la mano de organizaciones religiosas que, por su lenguaje o planteamientos, son considerados por muchos como sectas. Conseguir que aumente el rechazo al especismo es una tarea que supone rabajo y esfuerzo, y quien haga una vinculación pública entre la defensa de los animales y organizaciones que son vistas como sectas está poniendo las cosas mucho más difíciles.

9) El especismo muchas veces se compara al racismo y al sexismo. “La esclavitud” de los animales no humanos a veces es comparada a la esclavitud humana. Yo creo que esto tiene efectos negativos: Puede que se piense que la manera de abordar la esclavitud de los animales no humanos deba ser la misma para la abolición de la esclavitud, pero puede que haya maneras diferentes y mucho más efectivas. Después de todo existen diferencias importantes, como la larga historia del uso de los animales, o simplemente el hecho de que la gente come animales. ¿Concuerdas con que la efectividad debiera ser la parte más importante de nuestro activismo?

Cuando se establece un paralelismo entre el racismo, el sexismo y el especismo, entiendo que en la mayoría de casos el objetivo buscado es conseguir que la gente entienda que el especismo es una discriminación injustificada. Para ello, se establece una analogía entre el especismo y otras discriminaciones que nuestro interlocutor rechaza. Establecer dicho paralelismo no implica afirmar que dichas discriminaciones sean equivalentes en todos los aspectos, aunque es posible que haya quien lo entienda así.

Es cierto que el especismo es una discriminación diferente a otras (racismo, sexismo, homofobia...), y ello se debe a varios motivos, como los siguientes: el especismo es la discriminación que provoca un mayor sufrimiento, y que afecta a más individuos; los animales no humanos son incapaces de organizarse para exigir una defensa de sus intereses; si bien la comunicación entre humanos de diferente sexo, raza y orientación sexual es posible, la comunicación entre humanos y animales de otras especies es difícil o directamente imposible... Como vemos, las diferencias son suficientemente importantes, y ello debe llevarnos a hacer un análisis del especismo como algo diferenciado de otras discriminaciones, y sin que sean aplicables necesariamente estrategias que han sido útiles para reducir el racismo, el sexismo o la homofobia presentes en la sociedad. Es interesante aprender sobre lo ocurrido en diferentes países para abolir la esclavitud o para conseguir el sufragio femenino, por ejemplo, pero esto deberíamos hacerlo con el suficiente espíritu crítico, sin asumir sistemáticamente que todo lo que valió para abolir la esclavitud o para que las mujeres pudieran votar también valdrá para avanzar hacia una sociedad sin especismo.

Por supuesto, pienso que lo importante es que el activismo sea efectivo para conseguir avanzar hacia un mundo mejor, es decir, un mundo con menos víctimas, menos sufrimiento y menos especismo. Mi objetivo con el activismo es este. Como activista, no defiendo una estrategia con el objetivo de sentirme "puro". Defiendo hacer aquello que sea más beneficioso para los animales.