Mi plato

"Mi plato" contiene las recomendaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. "Mi plato" reemplaza la pirámide nutricional.

La campaña chilena "5 al día" ahora ofrece exactamente las mismas recomendaciones.

Haz click en las fotos para ampliarlas.






La sección de proteínas incluye:


“carnes, aves, pescados, mariscos, legumbres y huevos. Los alimentos a base de soja (tofu o carne de soja), los frutos secos y semillas, también contienen proteínas. Para mantener una alimentación sana, una buena iniciativa es consumir legumbres al menos 2 veces por semana y pescado 2 veces por semana, en reemplazo de las carnes.”


[La quinoa y el seitan (gluten) también son buenas fuentes de proteína.]

[Las legumbres incluyen soya, lentejas, garbanzos, arvejas (guisantes), todo tipo de porotos (frijoles/judías), habas y lupinos.]



La sección de los lácteos debería ser llamada “sección del calcio”. No se da ninguna razón de por qué necesitaríamos consumir los lácteos. Dentro de las buenas fuentes de calcio veganas tenemos:

Brócoli, todas las verduras de hojas verde (excepto de espinaca, acelga y hojas de betarraga/remolacha), tofu hecho con sulfato de calcio, productos enriquecidos con calcio (como la avena, leche de soya o jugos/zumos), suplementos de calcio, pasta de almendras (o almendras molidas), tahini (pasta de sésamo), higos, naranjas, carne de soya y porotos (judías/frijoles) blancos.




Más información sobre el calcio:












Sobre la intolerancia a la lactosa:


Departamento de gastroenterología, facultad de medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile:


“En Chile, hemos demostrado recientemente en nuestro Departamento de Gastroenterología, que la intolerancia a la lactosa puede afectar al 60% de la población Chilena general con apellidos hispanos, y a más del 80% de la población con ascendencia Mapuche. Por lo tanto, es una condición que afecta a la mayoría de los Chilenos.” (1)

Alrededor de un 75% de la población mundial es intolerante a la lactosa. La mayoría de los seres humanos comienza a perder la capacidad de producir lactasa, la enzima que digiere la lactosa, desde los dos años de edad. (2) (3)

"[La] condición de persistir en la vida adulta con capacidad de absorber lactosa se denomina estado lactasa-persistente y se ha desarrollado sólo en el hombre desde hace aproximadamente 7.000 a 5.000 años A.C.. Se supone que proporcionó una ventaja evolutiva a grupos humanos que dependían fuertemente de la leche como fuente nutricional." (4)